Beauty moments de película

01Sí, lo reconocemos, también nosotras hemos intentado seguir los consejos beauty de las estrellas de Hollywood, ¿la diferencia? Ni tenemos un asesor personal, ni un maquillador que venga a casa a prepararnos, ni un masajista que nos haga una sesión de reiki en el propio salón… ¡Pero siempre nos queda seguir los consejos de nuestras protagonistas preferidas! Porque ellas, en sus papeles de cine, también se vuelven más humanas que nunca, y sufren de acné, puntas abiertas y brillos en la cara.

Como Bridget Jones, reconocemos con la mano sobre la Biblia que también hemos probado la mascarilla de pepino, nos hemos acurrucado bajo las sábanas con un bote de Ben&Jerry’s de Fudge Chocolate algún viernes noche y nos hemos maquillado prácticamente a oscuras como si fuésemos el Joker, ¡pero que no cunda el pánico! Ni somos las primeras, ni seremos las últimas… ¿Nos convierte eso en estrellas o en estrelladas?

Sabemos que el sol de buena mañana –sobre todo cuando hemos trasnochado más de la cuenta- es muy molesto. A nadie le gusta estar soñando con los angelitos y que una luz arrolladora eche a perder nuestro descanso. Molly Ephraim (Desayuno con diamantes) nos enseñó que, con un buen antifaz, ese problema quedaba más que resuelto… ¡Ni el gato conseguía despertarla!02

¿Y qué os parece una reunión de amigas mientras os dejan de punta en blanco? Ahí Mi Calle de Nueva York puede ayudaros con nuestros packs para grupos. Seguid el ejemplo de las chicas Grease y daros este capricho. No podemos traeros a Frankie Avalon, pero siempre podréis elegir vuestra música preferida.

Seguro que en algún momento de tu vida también has hecho como Mia Termopholis (Princesa por sorpresa), sobre todo de adolescente, ¡aunque puede que los resultados de su cambio radical fueran justo a la inversa!

04A veces sólo con un buen corte de cabello, un cambio de montura de tus gafas o una depilación de cejas ya tienes otro aspecto, ¡casi de la realeza!

Y muy a nuestro pesar somos más #equipoBridget, aunque… ¡para qué vamos a engañarnos! Todas hemos querido siempre un Hada Madrina que convirtiese nuestro modelito de noche comodín en un Herve Leger, a fin de cuentas, ¿qué mujer no quiere sentirse como una princesa recién salida de un cuento Disney? Nuestra amiga Cenicienta lo sabía muy bien, ella tuvo mucha suerte. Pero Mi Calle de Nueva York será el Hada Madrina de todas vosotras, ¡no es preocupéis! Tened claro que, si nos lo permitís, os ayudaremos a sentiros como en un sueño.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Facebook
Twitter
Instagram